Ep. 6 – Haz de tu vida un verano


Bienvenida a este espacio de calma y bienestar que he creado para ti.

Este podcast lo estoy grabando a finales de Agosto, época en la que ya se empieza a avistar el nuevo año escolar, y para muchas, el profesional. Y claro, aquí ya comienza el “no quiero volver”, “que no se acabe nunca”, “con lo bien que estaba”,…. Me ha inspirado a hacer este podcast el hecho de ver en las redes a muchas mujeres hablando del retorno, del final, de la vuelta… ya sabes que uno de mis lemas es #hazdetuvidaunverano y eso es lo que quisiera exactamente para ti. Que vivas en un verano eterno donde no vivas exprimida 11 meses para disfrutar uno, sino para que vivas los 12 en equilibrio…

Dime una cosa, ¿Tú eres de las que comienza el año en Enero o en Septiembre? Si eres trabajadora por cuenta ajena, probablemente tu año comienza en Enero pero si eres empresaria o emprendedora, seguramente Septiembre sea el mes 1 de tu nuevo año.

Sea como sea, y estés ahora o no de vacaciones, seguro que lo que te voy a contar, te viene bien para tu próximo receso y regreso a la “rutina”.
 
Y es que cuando termina el verano y la próxima gran escapada festiva a la que tienes que esperar es Navidad o Semana Santa, puede ser fácil caer en la ansiedad, verdad?. Después de pasar semanas disfrutando de tiempo en familia, comidas, siestas, no prisas, ratos de lectura… el hecho de tener que volver a un horario de trabajo completo puede ser angustioso.

Peeeero el final de las vacaciones no tiene por qué significar el comienzo de la ansiedad post vacacional. Así que hoy te traigo 12 maneras de inspirarte y regresar al trabajo de una manera más consciente después de unas merecidas vacaciones. Y puedes usar estos consejos que yo he incorporado a mi vida, para convertir tu ansiedad en productividad.

1.Decora tu espacio de trabajo con divertidas fotos de las vacaciones

¿Quién dice que tienes que dejar atrás las vacaciones una vez que terminen? Llévate las vacaciones a la oficina. Puede servirte el tomar una gran foto de las vacaciones como recordatorio del amor y la conexión que has sentido y que siempre serán parte de ti! ¡Porque aunque las vacaciones hayan terminado, los recuerdos llenos de diversión permanecen en nuestra memoria!” Esa foto columpiándote en los arrozales de Bali, o en la piscina infinita de tu hotel,… o disfrutando de ese Spa maravilloso… ¿no pueden ser grandes motivadores para tu día a día para que se repitan pronto?
 
2. Pon naturaleza en tu mesa de trabajo
Cuando la ansiedad post-vacacional toma el control, una manera fácil de volver al ritmo de las cosas es decorando tu oficina con nuevas plantas. ¿Sabías que hay una gran cantidad de investigaciones que respaldan que tener una planta en tu entorno puede reducir el estrés? Las plantas equilibran la presión arterial y reducen los niveles de ansiedad. Y es que la madre naturaleza nos acompaña, y nos sana de manera incondicional, siempre.

3. Recuerda todo por lo que tienes que estar agradecida.
 
Cuando te estresas por todo el trabajo acumulado durante las vacaciones, es fácil olvidarte de todas las cosas maravillosas de tu vida. Así que te invito a hacer un esfuerzo consciente para “contar tus bendiciones en la mañana y comenzar el día de una manera positiva”. ¿Qué tienes que agradecer en este nuevo día? Y lo mismo por la noche, practicar la gratitud antes de acostarte también puede ayudarte a mantenerte fuerte y positiva, día tras día.

4. Anota todo lo que tienes por hacer y organiza las tareas por su importancia.

Cuando la ansiedad postvacacional te haga sentir mal e improductiva, lo primero que debes hacer es: escribir todas las cosas que debes hacer. Dentro de ese listado de cosas, “organiza el trabajo que debes realizar para cada tarea y establece siempre fechas límite para cumplir tus objetivos” porque lo que no podemos medir, no podemos mejorarlo. Además, ver todo por escrito te ayudará a organizarte y motivarte de una manera mucho más consciente.

5. Dedica tiempo a tu vida fuera de la oficina. Es decir, a ti misma.
El hecho de que las vacaciones hayan terminado no significa que tengas que dejar de hacer las cosas que te hacen sonreír, todo lo contrario: debes dedicar tiempo a las cosas que realmente amas (por mucho que ames tu trabajo o tu negocio) cada día de tu vida.
 
“Una vez que te organices, tómate un tiempo para pensar en lo que puedes hacer para cuidarte. Puede ser volver a una rutina de ejercicios, dedicar un tiempo determinado a la lectura, cuidar tu alimentación, o ver a menudo a tus personas favoritas. La vuelta al trabajo puede ser el momento ideal para instalar nuevas rutinas que van a ayudar a equilibrar tu bienestar emocional y físico.
 
Tampoco te castigues si no puedes volver inmediatamente a la rutina. Porque no nos engañemos y nos puede pasar a todas: puede llevar algo de tiempo volver al ritmo de las cosas, y eso es totalmente normal.

6. Enfócate en tu crecimiento.
Cuando regreses al trabajo, esfuérzate por enfocarte en lo positivo de tener un año más de crecimiento y en qué nuevos objetivos te vas a centrar, en lugar de enfocarte en el pensamiento negativo de “me quedan un montón de meses por delante para las próximas vacaciones”. Aunque parezca una tontería, una actitud positiva es la clave para ser realmente positiva y hacer las cosas. Intenta incorporar pinceladas de las cosas que disfrutas durante tus vacaciones en tu día a día.

7. Toma descansos durante el día.
Obligarse a trabajar durante 10 horas seguidas justo después de las vacaciones es una receta para el desastre. Ya sé, estás tan enamorada a veces de lo que haces que te cuesta parar, pero esfuérzate por tomar descansos y no quemarte. En lugar de sumergirte en un enfoque de ‘todo o nada’, deja que permanezca un poco del verano en ti tomando tiempo para ti a diario para dar un paseo, tomar una taza de té o llamar a alguna de tus personas favoritas.

8. Encuentra excusas para reírte.
Cada día, encuentra algo ‘divertido’ en tu entorno”. Buscando el humor en la vida cotidiana, construyes resiliencia y estarás mejor equipada para manejar esos días malos que siempre tenemos. Mantén la sonrisa, independientemente de las caras que tengas a tu alrededor. Seguro que terminan contagiándose de la tuya y si no, es que no están donde deben estar.

9. Concéntrate solo en lo que puedes controlar.
Cuando regreses al trabajo después de las vacaciones y te sientas de bajón, “concéntrate en lo que puedes controlar y deja de darle vueltas a todo lo que esté fuera de tu zona de control. Pregúntate: ¿Hay algo que yo pueda hacer para cambiar esta situación? Si la respuesta es sí, ¡perfecto! puedes controlarlo. Pero si es no, no hay nada que puedas hacer y por lo tanto, deja de intentar controlarlo. “Verás como se reducen tus niveles de estrés y  además, te hace sentirte más empoderada”.

10. Pon las cosas en perspectiva.
Cuando piensas en las cosas a un nivel micro, el miedo a volver al trabajo después de las vacaciones ahoga casi cualquier cosa positiva en tu vida. Así que enfoca la vuelta al trabajo desde una perspectiva de vida amplia. Sea lo que sea, dite a ti misma cosas como:  “Voy a superar esto”. O “siempre me he adaptado a cada uno de los desafíos que me ha presentado la vida”. La perspectiva es una excelente reductora del estrés.

11. Sé amable contigo misma.
No sirve de nada castigarte cuando ya te sientes mal. De hecho, esto solo va a empeorar las cosas. Así que en lugar de frustrarte, anímate. Sé compasiva contigo misma, date aliento y energía. Deja a un lado esos pensamientos negativos y supera la ansiedad post vacacional con un diálogo interno positivo. Háblate bonito.

12. Comunícate con tu sistema de apoyo, es decir, tu círculo, las personas en las que confías.
No tienes por qué pasarlo mal en silencio. Si se te hace complicado volver a la rutina después de las vacaciones, comunícate con amigas o familiares que puedan ayudarte, apóyate en las personas que te brindan un sentido de conexión social y pertenencia. O habla con tu Coach… y si no lo tienes, piensa en contratar una porque sin duda va a ayudarte a que tu año, sea mucho más productivo y tú te conviertas en la mejor versión de ti misma.


Así que ya sabes, si quieres hacer de tu vida un verano eterno, y que empecemos a construir juntas eso que tanto anhelas de una manera más personal, no dudes en agendar una sesión a través de mi Instagram @sanuka_inbali o aquí en la web, y estaré muy muy feliz de conocerte un poquito más.
 
No olvides suscribirte al podcast, y nos vemos en el próximo episodio.